Líos entre rutas cerca de la nueva línea del Metro

Inmediatamente fue puesta en servicio la nueva línea 2B del Metro de Santo Domingo, choferes del transporte público que anteriormente se detenían a esperar pasajeros del lado del centro comercial ubicado en la confluencia de la avenida San Vicente de Paúl y la Carretera Mella, empezaron a operar en un flanco de la estación Concepción Bona, lo que ha creado un conflicto entre las rutas que convergen en ese punto.

Ante este trance, los choferes han llamado al Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) a mediar y buscar una solución pacífica al caso.

El problema radica en que a un lado de la estación, el espacio previsto para los vehículos que esperan pasajeros resulta insuficiente para la cantidad de carros, minibuses y autobuses que quieren llenar sus unidades con los pasajeros que trae el Metro, mientras del otro lado, donde ellos quieren pararse, los agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) les impiden detenerse.

Una de las rutas más afectadas es la que va desde el kilómetro 9 de la carretera Mella hasta la avenida Sabana Larga. Los choferes aseguran tener más tiempo de labor allí, y que ahora un número alto de conductors clandestinos, y de otras rutas, empezaron a estacionarse frente a la estación.

Los vehículos que pasan y se detienen en ese punto pertenecen a las rutas 43, 40, Quinto Centenario, 73 y 101. “El Intrant tiene que poner el orden, no esperar a que pase una tragedia”, dijo Orlando Santos, operador de una unidad afiliada al gremio Sichorul, de la ruta 43.

Choferes de la ruta 101, que recorre el puente de la 17, Los Mina, Carretera Mella, avenida Charles de Gaulle, Invivienda y El Almirante, pidieron al presidente Danilo Medina una solución al problema, alegando haber creado esa ruta y tener más tiempo ofreciendo el servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *