“El riesgo de padecer cáncer de mama es ser mujer y estar viva”

El cáncer de mama constituye un problema de salud de gran repercusión en la población femenina por su alta incidencia y mortalidad, siendo la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres dominicanas, seguido del cáncer de cérvix.

Su pronóstico ha mejorado en los últimos años y la supervivencia actualmente es elevada, debido a los éxitos en la investigación, mejora en los métodos de ‘screening’ y los tratamientos que se aplican. Esto refleja el aumento en las tasas de incidencia de la enfermedad, el diagnóstico de la misma mayormente en estadios iniciales que permiten mejor evolución y pronóstico, y la adopción generalizada de tratamientos adyuvantes efectivos, así como la adopción de un enfoque multiprofesional para su tratamiento.

Hablar de cáncer de mama es hablar de una enfermedad compleja, tanto física como psicológica. Afrontar los retos que supone su diagnóstico, como los tratamientos prolongados e intentar combinar la recuperación con la familia y los compromisos de trabajo, puede tener una repercusión significativamente negativa en las mujeres.

Los factores de riesgos más importantes en el cáncer de mama son pertenecer al sexo femenino y estar viva. Es importante señalar que la mayoría de las mujeres que lo sufren no tienen factores de riesgos identificables. Dentro de los factores de riesgo están:

La historia familiar, familiares en primer grado con cáncer de mama triplican las posibilidades de padecer el mismo cáncer, sobre todo si se ha diagnósticado en edad premenopáusica; factor hereditario, son apróximadamente el 8% de todos los casos de cáncer de mama. La mitad de los casos se atribuyen a la mutación en dos genes de susceptibilidad de cáncer de mama: el BRCA1 y BRCA2. Se presenta con más frecuencia en mujeres premenopáusicas y de manera preferentemente bilateral.

Historia personal. Las enfermedades benignas de la mama como las lesiones proliferativas no atípicas, la hiperplasia atípica, el carcinoma de mama previo, ya sea infiltrante o in situ, y el carcinoma de endometrio son factores de riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *